1 de Noviembre de 1700

Fallece en Madrid, sin descendencia, Carlos II

El 1 de noviembre de 1700 fallecía en Madrid Carlos II sin haber dejado herederos. Carlos II, el último rey español de la casa de Habsburgo, se había casado en dos ocasiones. La primera, tras la Paz de Nimega, con la sobrina del rey francés Luis XIV, María Luisa de Orleans, fallecida en un accidente de equitación sin haberle dado hijos. Por entonces ya corrían por la corte rumores de la esterilidad del Rey, algunos con tintes bizarros que apuntaban a un hechizo que mermaba su fecundidad. La estampa de Carlos II alimentaba todo tipo de supercherías. El rey era el fruto marchito de la endogamia. No pudo ponerse en pie hasta los 4 años y a los 9 aún no sabía leer y escribir. Enfermizo, lánguido, ensimismado y de inteligencia fronteriza, mostraba rectitud moral y un talante piadoso, aunque su escasa energía impedía que estas cualidades aflorasen.
     La descendencia del Rey se había convertido en la prioridad nacional y sin guardar siquiera el debido luto, la burocracia palatina ya estaba elaborando una nueva lista de candidatas. Primó la opción de Mariana de Neoburgo, hermana de la emperatriz Leonor y de probada fecundidad familiar. El matrimonio duró más de un lustro y tampoco dio el fruto deseado. La cuestión sucesoria española empezaba a trascender a la esfera internacional.
     Dos eran las familias que aspiraban al trono, los Habsburgo austriacos, opción que se plasmaba en el archiduque Carlos, y los Borbón franceses, con el nieto de Luis XIV, Felipe de Anjou, como candidato. Cualquiera de ellas, sumando España a sus dominios, formaría una fuerza desequilibrante. Inglaterra y Holanda temían estas soluciones y abogaban por un reparto territorial. Carlos II aún vivía y España ya era objeto de subasta.
     La nobleza palatina se dividió en facciones y de sus intrigas surgió aquella delirante sospecha de que el Rey estaba endemoniado. La Inquisición tomó las riendas y el Rey fue sometido a una dieta de brebajes y exorcismos que acentuaba y oscurecía la decadencia del linaje. Carlos II, enfermo, envejecido y apocado, se dejaba hacer con docilidad. En el juego de intrigas cortesanas, Luis XIV supo jugar la partida con mayor habilidad diplomática y el Rey firmó su testamento optando por Felipe de Anjou. Sólo advertía que la corona francesa y la española nunca podrían unirse.

Otras efemérides de este día que deberías conocer:
1290  El rey Eduardo I expulsa a los hebreos de Inglaterra.
1478  El papa Sixto IV autoriza el establecimiento de la Nueva Inquisición.
1535  Con la muerte de Francisco Sforza comienza la tercera guerra franco-española.
1790  Edmund Burke publica Reflexiones de la Revolución en Francia, donde predice que la Revolución francesa acabará en desastre.
1975  Juan Carlos viaja a El Aaiún como jefe de Estado para resolver el conflicto del Sahara.

0 comentarios:

portada

Pedro García Luaces

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.
Con la tecnología de Blogger.