16 de noviembre de 1870


Amadeo de Saboya es elegido por las Cortes

La revolución de 1868 había culminado con la pérdida del trono y el exilio de Isabel II, y con el Gobierno provisional del general Serrano, que convocó a las Cortes Constituyentes que promulgaron la Constitución de 1869, estableciendo como forma de gobierno una monarquía constitucional. Los Borbones estaban apartados del trono, se suponía que definitivamente. El general Prim propuso entonces como candidato ideal a Amadeo Fernando María de Saboya, duque de Aosta, hijo del rey de Italia Víctor Manuel II y de María Adelaida de Austria, bisnieta de Carlos III, con lo cual enlazaba con la dinastía española. Era formalmente católico y de ideas avanzadas. En realidad, pertenecía a la Masonería del Rito Escocés y en ella había alcanzado el mayor de los grados, el 33. A decir verdad, es posible que esa afiliación le haya proporcionado la corona, visto el alto número de militares españoles masones en la época, empezando por el propio Serrano y por el valedor de Amadeo, Prim. Las Cortes eligieron a Amadeo como rey de España —Amadeo I— el 16 de noviembre de 1870. Para los monárquicos tradicionales era infamante que el Rey fuese elegido por el Parlamento, en el cual, por otra parte, hubo disidencias: Amadeo obtuvo 191 votos; la duquesa de Montpensier, hermana de Isabel II, un voto, y su marido, 27; Alfonso de Borbón, 2; por el general Espartero votaron 8 diputados; la república federal fue defendida por 60 representantes, la unitaria, por dos, y hubo un voto por una república sin precisar; 19 diputados votaron en blanco, librando la decisión a la mayoría. Es decir, 120 de los reunidos no deseaban ver a Amadeo en el trono, y 63 no querían trono alguno. «Queda elegido Rey de los españoles el señor duque de Aosta», sentenció Manuel Ruiz Zorrilla, presidente de las Cortes. No era un comienzo prometedor para el nuevo Rey, que logró unir en su contra a toda la oposición, fuese cual fuere su tendencia: carlistas, borbónicos, republicanos, católicos y el pueblo llano, al que no supo ganarse. El reinado duró poco más de dos años, de enero de 1871 a febrero de 1873, cuando el efímero monarca se refugió en la embajada italiana, evitando que se cumpliera la profecía de Emilio Castelar : «Visto el estado de la opinión, Vuestra Majestad debe irse, como seguramente se hubiera ido Leopoldo de Bélgica, no sea que tenga un fin parecido al de Maximiliano I de México...».

Otras efemérides de este día que deberías conocer:
 812  Alfonso II dota la iglesia de San Salvador de Oviedo, catedral del reino astur. En el preámbulo del documento hay una versión del discurso reconquistador con mención a don Pelayo.
1533  Pizarro llega a Cuzco.
1537  Tratado de Monzón entre Francia y España, relativo a Italia.
1630  Fallece Johannes Kepler, astrónomo y matemático alemán.
1708  Nace William Pitt, político inglés.

0 comentarios:

portada

Pedro García Luaces

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.
Con la tecnología de Blogger.