12 DE DICIEMBRE DE 1903

El Congreso aprueba la Ley de Descanso Dominical

El 12 de diciembre de 1903 el Congreso de los Diputados aprobaba la Ley de Descanso Dominical, promulgada el 3 de marzo del año siguiente y que no entraría en vigor hasta el mes de septiembre. Fue ésta una ley curiosa, pues recuperaba un precepto religioso abolido durante la etapa liberal y a la vez era apoyada por los partidos obreros, los más anticlericales. Fue Antonio Maura, a la sazón presidente del Gobierno, quien impulsó esta ley de carácter obrero con la sana intención de «efectuar la revolución desde arriba para evitar que otros la hagan desde abajo».
     Se trató de una de las primeras iniciativas legislativas de Europa que se inmiscuían en el terreno del derecho laboral, y ello a pesar del relativo atraso de nuestra industria. La ley contó con algunas excepciones, bien por su carácter específico, como las corridas de toros, o bien por cuestiones de interés público. Se introdujo también una excepción vinculada a la urgencia o al carácter perentorio del trabajo, que se convirtió en el principal «coladero» para los empresarios opuestos a la ley, por lo que la Administración tuvo que estudiar caso a caso y elaborar una lista de actividades exentas. En cualquier caso fue notable el número de incumplimientos de esta ley, como también lo fue la falta de seguimiento por parte de la Administración y su nula capacidad coercitiva.
     Lo cierto es que a comienzos del siglo xx el español estaba habituado a trabajar los siete días de la semana y a menudo con jornadas superiores a las doce horas, por lo que su vida familiar, aunque limitada, era apacible. Lo curioso es que la Ley del Descanso Dominical, en muchos casos, vino a quebrar esa concordia. A principios del siglo xx no existía en España nada parecido a una cultura del ocio. Los viajes eran largos y pesados, no había televisión, y el teatro, la ópera y demás espectáculos estaban reservados a los bolsillos pudientes. De modo que el abnegado jornalero, habituado a la fatiga y a la distracción constante, se encontraba de pronto con un inabarcable día por delante. Y así, el trabajador «liberado» se encontró con el tedio. Y como no había forma de entretener el domingo, además de la plaza de toros, sin nada mejor que hacer, se refugió en la taberna. Y de la ley de descanso dominical se pasó a trabajar en propuestas para prohibir las tabernas e incluso las plazas de toros.

Otras efemérides de este día que deberías conocer:
0914  Ordoño II de León es aclamado soberano, ungido por doce obispos y coronado.
1821  Nace Gustave Flaubert, novelista francés.
1900  Max Planck expone su teoría de los quantum, que abrió a la Física nuevos horizontes.
1901  Marconi envía el primer mensaje por telegrafía sin hilos, que llega hasta Terranova.
1911  El rey Jorge V de Inglaterra funda la ciudad de Nueva Delhi, sede del Gobierno colonial británico.

0 comentarios:

portada

Pedro García Luaces

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.
Con la tecnología de Blogger.