28 DE ABRIL DE 1503

El Gran Capitán se distingue en la batalla de Ceriñola


El 28 de abril de 1503 las tropas españolas al mando del Gran Capitán destrozaban a la caballería francesa del duque de Nemours en una batalla que cambiaría para siempre los viejos conceptos de la guerra. Gonzalo Fernández de Córdoba fue el segundo hijo de la casa de Aguilar, noble familia cordobesa oriunda de Montilla. Como correspondía a los segundones en épocas de mayorazgo, desde muy joven tuvo que ganarse un nombre con las armas vinculado a la corte castellana. Ayudó a la reina Isabel en sus pugnas civiles con la Beltraneja y se distinguió en la toma de Granada que pondría fin a la Reconquista. Sin embargo, sus mayores glorias vendrían en la campaña italiana, donde sería capaz de recuperar Nápoles para su Rey haciendo valer sus grandes dotes tácticas para inclinar la lucha hacia el lado que mejor le convenía, sumando el fuego de artillería a las batallas cuerpo a cuerpo y sentando los pilares de lo que sería en los años posteriores la mejor infantería de occidente.
      El enfrentamiento bélico entre españoles y franceses por el reino de Nápoles era un choque de estilos, que venía a medir la consistencia del ejército francés contra la maniobrabilidad del español; poco más o menos, el hierro contra el junco. En la batalla de Ceriñola, el Gran Capitán cedía a las pretensiones de su rival, el duque de Nemours, al presentarle batalla en campo abierto. Aparentemente era un suicidio para las reducidas tropas españolas, pero Fernández de Córdoba, antes que general y fino estratega, era un consumado motivador para sus hombres, el primero en el esfuerzo que exigía su férrea disciplina.
     La carga de los franceses fue la tradicional de la caballería lancera. Formaron en cuña y se lanzaron desbocados contra la defensa de los españoles, que aguardaba estática, dividida en tres escuadrones. El Gran Capitán había preparado el terreno durante seis horas cavando un gran foso con estacas, que protegía su flanco y dirigía la estampida hacia su línea de fuego. Sólo tuvo que aguardar a que los lanceros se pusieran a tiro de sus arcabuces para anular la carga y lanzar al ataque su infantería. El duque de Nemours perdió la vida a las primeras de cambio y el Gran Capitán le rindió exequias dignas de su rango. La batalla de Ceriñola enterraba el predominio de la caballería francesa y abría paso a una nueva infantería artillera, portadora de armas ligeras y capaz de cargar en el cuerpo a cuerpo. Unos años más tarde, los Tercios de Flandes perfeccionarían la gran aportación del Gran Capitán.

Otras efemérides de este día que deberías conocer:
1742  El padre Feijoo inicia las Cartas Eruditas y Curiosas, al estilo del Teatro Crítico.
1832  Real cédula por la que se sustituye en España la horca por el garrote vil como instrumento de ejecuciones.
1919  Las potencias triunfantes en la Primera Guerra Mundial aceptan el proyecto de Woodrow Wilson de crear una Sociedad de Naciones para el mantenimiento de la paz.
1945  Ejecución en Dongo de Benito Mussolini y su amante, Clara Petacci.
1983  El Supremo eleva las penas de los implicados en el 23-F.

0 comentarios:

portada

Pedro García Luaces

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.
Con la tecnología de Blogger.