31 DE ENERO DE 1578

Juan de Austria derrota en Gemblox a los Países Bajos


El 31 de enero de 1578 don Juan de Austria vencía a las Provincias Unidas de Guillermo de Orange en la batalla de Gembloux, en una de las últimas victorias del héroe. Don Juan de Austria había llegado a los Países Bajos para sustituir al antiguo gobernador, Luis de Requesens, fallecido en los motines de sus propias tropas debido a los atrasos de meses en sus soldadas. No parecía el mejor destino para el soldado, que por entonces estaba más pendiente de arrebatarle el trono británico a Isabel I mediante el enlace con la reina de Escocia, María Estuardo. Las provincias católicas del sur se habían unido en torno al príncipe de Orange después del terrible saqueo de unos tercios descontrolados a la ciudad de Amberes. A su llegada, don Juan tuvo que firmar el Edicto Perpetuo, en el que era reconocido como gobernador a cambio de retirar sus tropas. Poco más podía hacer el gobernador en aquella tierra traicionera y hostil, tumba de tantos hombres valiosos, a la que llegaba sin hombres ni recursos.
     La situación de don Juan, sin ser crítica, era de lo más incómoda. Se hallaba rodea­do de enemigos, sin tropas para hacerles frente ni estrategia política definida. Por fin el monarca autorizó la llegada de refuerzos:unos 6.000 hombres con Alejandro Farnesio al frente. Don Juan se reunió de pronto con sus viejos capitanes y amigos. Trató de dialogar con Orange, pero éste se sentía fuerte y no atendió a razones. De forma que sus tropas se enfrentaron en Gembloux.
     Debido a su menor número de hombres, don Juan propuso una batalla abierta confiando en la veteranía y el valor de los suyos. Para los rebeldes fue toda una sorpresa. Creían que el gobernador deambulaba en busca de un refugio seguro y no lo imaginaban presentando batalla, mucho menos en campo abierto. Los cálculos de don Juan fueron correctos. Los holandeses no aguantaron el empuje español en un combate frente a frente. Alejandro Farnesio, futuro gobernador de los Países Bajos, demostró fuerza y valor al lado de su tío. Las crónicas, poco fiables, hablan de 10.000 bajas enemigas y sólo nueve españolas. Fue una victoria rotunda pero no definitiva; la falta de recursos impedía enlazarla con un avance sobre Bruselas.

Otras efemérides de este día que deberías conocer:
1542  El conquistador español Álvar Núñez Cabeza de Vaca descubre las cataratas del Iguazú.
1585  Segunda detención de Antonio Pérez.
1857  Comienza la causa contra Flaubert por la publicación de Madame Bovary.
1949  El papa Pío XII anuncia, en una audiencia pública, el descubrimiento de la tumba de San Pedro bajo la cúpula vaticana.
1950  El presidente norteamericano Harry Truman anuncia la construcción de la bomba de hidrógeno.

30 DE ENERO DE 1797

Fallece el intrépido marino Antonio Barceló


El 30 de enero de 1797 moría el mallorquín Antonio Barceló, que de simple marinero llegó a ser almirante de la Armada. La historia de Antonio Barceló es la de un hombre sencillo, que apenas sabe leer y que no recibe más herencia que un pequeño jabeque con el que su padre transporta el correo desde la isla de Palma a Barcelona. El Mediterráneo es por entonces un mar infestado de piratas y los marinos mercantes tienen patente de corso para hacerles frente. Barceló, que navega desde niño y es capitán de su barco desde los dieciocho años, se convertirá en el terror de los piratas berberiscos, y sus hazañas inspirarán multitud de coplillas y expresiones de admiración. Por Andalucía aún se puede escuchar aquello de «ser más valiente que Barceló por mar».
      La historia de nuestro excepcional marino empieza a conocerse cuando con sólo veintiún años recibe el título de alférez de fragata «sin derecho a goce de sueldo alguno» por rechazar y poner a la fuga dos galeotas argelinas, protegiendo así a los dos destacamentos que transportaba desde África. Así comenzaba la curiosa carrera de don Antonio Barceló, que llegaría al más alto grado militar sin haber cursado instrucción ni someterse a mando alguno. Barceló siguió surcando el Mediterráneo a bordo de su jabeque, típica embarcación de aquellas aguas, veloz y manejable, en la que nunca rehuyó un combate. Al principio como correo de las islas, después como capitán de la Armada, fue capaz de hundir 19 barcos piratas y capturar más de 1.500 prisioneros.
     Barceló fue, además de intrépido marino, un ingenioso creador de máquinas de guerra, como demostró en 1779 durante el asedio a Gibraltar, inventando la lancha cañonera. Como sus barcos no podían acercarse a la costa ante el mayor alcance del fuego enemigo, decidió cargar pequeñas lanchas de remos con grandes cañones giratorios y penetrar con ellas en la línea de tiro enemiga. Era una idea descabellada y nadie contaba con que los botes resistieran el retroceso de un disparo, pero el engendro resultó ser eficaz y con el tiempo todas las Armadas del mundo dispondrían de lanchas similares.
     El invento de Barceló y su pericia en el liderazgo serán claves en la conquista de Argel, lograda después de tres intentos y un severo bombardeo desde la costa, tal y como planeó Barceló. Argel firmó la paz y poco después lo hizo Túnez. Las aguas de su querido Mediterráneo quedaban por fin a salvo de piratas.

Otras efemérides de este día que deberías conocer:
1500  Vicente Yáñez Pinzón llega a la desembocadura del Amazonas.
1882  Nace Franklin Delano Roosevelt, el único presidente americano que repitió durante cuatro legislaturas.
1933  Comienza el Tercer Reich con el nombramiento de Hitler como canciller.
1948  El pacifista y líder de la independencia de India, Mahatma Gandhi, es asesinado por Nathuram Godse, un extremista hindú.
1968    Nace el príncipe Felipe, heredero del trono español.

29 DE ENERO DE 1888

Teatro Variedades, la cuna de la zarzuela


El 29 de enero de 1888 ardía por completo el Teatro Variedades de Madrid. El incendio no produjo víctimas personales, aunque con el popular teatro se perdía la que puede considerarse cuna del género chico español. La zarzuela, el género lírico genuinamente español, combina escenas declamadas o dramáticas con otras cantadas, a menudo aderezadas con bailes multitudinarios, coros y grandes orquestas, resultando una atractiva mezcla de comedia y ópera. Su origen se atribuye a los espectáculos celebrados en el Palacio de la Zarzuela, llamado así por la gran cantidad de zarzas que rodeaban el palacio, y que servían de distracción a la corte de Felipe IV después de largas jornadas de caza. Se trataba de simples recitales de canciones que poco a poco fueron ganando en elaboración, de acuerdo con la moda de la ópera italiana. Lope de Vega y Calderón de la Barca iniciaron el género y es este último quien compuso la primera obra teatral lírica a la que llamó explícitamente zarzuela, El golfo de las sirenas, de 1657. En esta época los temas distaban mucho del costumbrismo posterior, siendo obras trágicas con elementos mitológicos y grandes personajes, héroes o reyes, como protagonistas.
     El género se va desarrollando durante la etapa borbónica tomando cada vez más elementos reconocibles para el gran público. En el siglo xix, la zarzuela llega a su máximo apogeo como género totalmente renovado. Se trata de comedias de temática costumbrista que introducen toda clase de modismos populares, regionalismos y jergas. El gran público acoge la zarzuela costumbrista con entusiasmo, pero a partir de 1868 la grave situación económica que envuelve al país hace del espectáculo un lujo inaccesible. Es entonces cuando el Teatro Variedades inventa el género chico, que no es más que una fórmula para acortar el tiempo de la representación y también su precio. De las cuatro horas que duraba la «zarzuela grande» se compone un programa de cuatro «zarzuelas chicas» consecutivas, de una hora cada una y entrada independiente. Surgía así el teatro por horas o género chico, del que no caben interpretaciones peyorativas pues no alude más que al tiempo de representación. A partir de 1910 volvería el gusto por las obras más extensas, pero la zarzuela seguiría conociéndose por el equívoco nombre de «género chico», nombre que debemos reivindicar como imaginativa renovación del concepto social de la lírica escénica, sabiendo que en ningún caso se refiere a una composición estética menor.

Otras efemérides de este día que deberías conocer:
1544  Fray Luis de León ingresa en el convento de San Agustín de Salamanca.
1595  Se estrena la célebre tragedia de William Shakespeare, Romeo y Julieta.
1712  Comienza la Conferencia de la Paz de Utrecht, que puso fin a la Guerra de Sucesión española.
1841  Durante la Guerra del Opio, Gran Bretaña ocupa Hong Kong.
1867  Nace en Valencia Vicente Blasco Ibáñez.

28 DE ENERO DE 1920

Millán Astray funda la Legión


El 28 de enero de 1920 un Real Decreto aprobado por Alfonso XIII creaba el Tercio de Extranjeros, una unidad armada del Ejército cuyo objetivo sería actuar como fuerza de choque en la guerra de Marruecos. Venía a sustituir a las unidades de reemplazo, mal preparadas para la dureza de la guerra africana. El Tercio de Extranjeros fue un empeño personal del teniente coronel José Millán Astray, veterano de Filipinas y de la guerra de Marruecos, que quería fundar una unidad a semejanza de la Legión Extranjera francesa. Millán Astray contó desde el principio con la complicidad y el auxilio del monarca Alfonso XIII. De la Legión Extranjera tomaron el sistema de reclutamiento, que quedaba abierto para todo nacional o extranjero sano, fuerte y en disposición de empuñar armas. A cambio se le ofrecía la posibilidad de prosperar militarmente dentro del cuerpo. Para Astray, el reclutamiento de soldados extranjeros tenía un doble beneficio, ahorraba un soldado nacional y sumaba otro.
     Millán Astray dotará a la unidad de un credo legionario al estilo del bushido japonés, el código de honor de los samuráis, impregnado de heroísmo, honor y sacrificio. El legionario buscará el camino más corto hacia el enemigo, permanecerá hasta la muerte con el compañero caído, acudirá a la voz de «¡A mí la Legión!» cualquiera que sea la causa del legionario que pide auxilio, no sentirá fatiga, ni hambre, ni dolor, o al menos no se lamentará por ello, y jamás rehuirá el combate, porque morir en el campo de batalla, tiñendo de sangre su bandera, será para el legionario el mayor honor.
     La insignia de la Legión, diseñada por el teniente de infantería don Justo Pardo Ibáñez, está formada por una alabarda, un arcabuz y una ballesta, cruzados con una corona real en el centro. Sobre las curiosidades propias de su indumentaria es habitual encontrar los cuellos vueltos sobre la guerrera y las camisas abiertas; y dentro de la estética del legionario no faltarán las largas patillas, así como entre sus filas no faltarán la cabra ni el mono legionario.


Otras efemérides de este día que deberías conocer:
0814  El emperador Carlomagno muere en Aquisgrán.
1457  Nace Enrique VII de Inglaterra, fundador de la dinastía Tudor.
1887  Se coloca la primera piedra de la Torre Eiffel.
1930  Dimite Primo de Rivera y el Rey nombra a Berenguer. Comienza la Dictablanda.
1986  Estalla en vuelo el transbordador espacial Challenger, muriendo sus siete tripulantes.

27 DE ENERO DE 1158

Nace la Orden de Calatrava, los templarios ibéricos


El 27 de enero de 1158 nacía la Orden militar de Calatrava, la primera que emulaba en España el espíritu de sacrificio guerrero de las órdenes del Santo Sepulcro. La vieja fortaleza de Calatrava había sido encomendada por el rey castellano Alfonso VII a los caballeros templarios. Al morir el monarca a mediados del siglo xii los templarios abandonaron la fortaleza, aduciendo que aquel promontorio fortificado era indefendible en medio de la estepa castellana si no se contaba con fuerzas suficientes. Como era de esperar, los almohades atacaron la fortaleza toledana, pero el abad Raimundo, del monasterio cisterciense de Fitero, organizó su defensa auxiliado por un monje que había sido caballero, Diego Velázquez. Entre los dos aguerridos clérigos convocaron una cruzada, logrando formar un pequeño ejército que resistió heroicamente el ataque. En recompensa, el rey castellano Sancho III otorgó la plaza de Calatrava a Fray Raimundo de Fitero, quien para su defensa establecería una guarnición permanente de soldados con votos monásticos, que llamó la Gran Orden Militar de Calatrava. Los caballeros de Calatrava vestían hábitos, salvo en la guerra, y juraban un voto único de obediencia, aunque en la práctica éste incluía pobreza y castidad.
     La idea de conjugar el ascetismo de la vida monástica con el arte de la guerra estaba poco arraigada en la cultura occidental. Así y todo, las órdenes del Temple y del Hospital penetraron en Aragón y Cataluña hasta llegar a Castilla. En la Península se daba una situación de guerra contra el infiel comparable a la de los Santos Lugares, por lo que la idea de cruzada cuajó con naturalidad. A la Orden de Calatrava le siguieron muchas otras. La Orden de San Juan, cuyo priorato dio nombre a la ciudad manchega de Alcázar, la Orden de San Julián de Pereiro, que más tarde cambió el nombre por la más conocida Orden de Alcántara, o la principal, la Orden de Santiago, fundada en 1169 con la misión de proteger a los peregrinos que visitaban la tumba del apóstol. Todas ellas tuvieron poder y prestigio ganado en combate, cumpliendo una importante función militar, pero también social y política en sus zonas de influencia.

Otras efemérides de este día que deberías conocer:
1151  Tratado de Tudillén entre Alfonso VII y Ramón Berenguer IV para repartirse Navarra.
1431  Álvaro de Luna contrae matrimonio con Juana Pimentel y queda emparentado con la nobleza castellana.
1612  Felipe III otorga el primer privilegio para celebrar corridas en cosos cerrados, origen de las plazas de toros.
1756  Nace Wolfgang Amadeus Mozart.
1981  Suárez comunica al rey Juan Carlos su decisión de dimitir.

26 DE ENERO DE 1564

El Concilio de Trento y la distinción
entre protestantismo y catolicismo


El 26 de enero de 1564, la bula del pontífice Pío IV, Benedictus deus, daba carta de legitimidad a todos los decretos debatidos y resueltos en el Concilio de Trento. El Concilio de Trento, inaugurado en su primera sesión el 13 de diciembre de 1545, iba a prolongarse por veinte años y tres convocatorias sucesivas para dirimir las cuestiones dogmáticas más candentes de la época, tergiversadas por el empuje de la herejía protestante. Entre otras controversias se debatió con furor el papel de la tradición y los padres de la Iglesia en la interpretación de las Sagradas Escrituras, rechazado por los protestantes, que sólo admitían como dogma el Libro Sagrado, o el significado de la justificación del hombre por sus obras.
     En el Concilio de Trento ninguna comisión defendió la Tradición eclesiástica con tanta fuerza como la española, ni tampoco se defendió la autoridad del Pontífice con mayor independencia. Los españoles dejaron aportaciones brillantes al debate, como haría el padre jesuita Diego Laínez en torno al tema de la justificación, argumentación que le llenó de prestigio y llegó a abrirle las puertas del Vaticano, posibilidad que él mismo cerró para centrarse en la Compañía de Jesús, a cuyo frente había sustituido a San Ignacio de Loyola. Inventó Laínez en su intervención una alegoría en la que el siervo (el hombre) se muestra incapaz de vencer a la fiera (el pecado), pero el príncipe (Cristo) le presta su espada (la gracia), con la que después de luchar con esfuerzo, consigue vencer a la fiera y salvarse.
     No fue el único ni el más destacado de los oradores españoles. Junto a Laínez brillaron los jesuitas Alfonso Salmerón y Francisco Torres, lo hizo con luz propia el obispo de Guadix y de Segovia, Martín Pérez de Ayala, defensor invencible de las tradiciones eclesiásticas. Tuvo lugar destacado Antonio Agustín, el rey de los canonistas españoles, o los dominicos Bartolomé Carranza, que además de teólogo era un magistral orador, y Domingo de Soto, ferviente defensor del Canon de las Escrituras. Sin olvidarnos del obispo de Salamanca, don Pedro González de Mendoza, autor de unas curiosas memorias sobre el concilio, o de los franciscanos Alonso de Castro y Andrés Vega.
     La brillantísima comisión de doctores españoles contribuyó a elevar el tono intelectual del debate, demostrando un conocimiento doctrinal sin fisuras y una exposición clara y moderna en defensa de la tradición eclesiástica, que dejaba muy alto el pabellón de la teología española.

Otras efemérides de este día que deberías conocer:
1266  Jaime I conquista Murcia y se la da a Alfonso X para Castilla.
1641  Guerra dels Segadors. Cataluña queda en manos de Francia.
1788  El capitán Philip funda la ciudad de Sidney, desembarcando con un barco de ex presidiarios.
1880  Nace el general americano Douglas MacArthur, héroe de la Primera y la Segunda Guerra Mundial.
1939  Las tropas de Franco entran en Barcelona.

25 DE ENERO DE 1990

Fallece Dámaso Alonso


«Madrid es una ciudad de un millón de cadáveres», dice el primero de los poemas de Hijos de la ira (1944), la obra más célebre de Dámaso Alonso, poeta, filólogo, presidente de la Real Academia Española de la Lengua y enlace permanente entre los escritores del exilio republicano y los que permanecieron en España, como él, además de miembro de la llamada «Generación del 27». En Sevilla, los días 16 y 17 de diciembre de 1927 se reunieron José Bergamín, Juan Chabás, Federico García Lorca, Rafael Alberti, Gerardo Diego y Jorge Guillén, muchos de ellos jóvenes alumnos de la Residencia de Estudiantes, para hacer un homenaje a Luis de Góngora, reivindicación que en sí misma representaba una toma de posición estética. De ahí el nombre de la generación literaria, a la que se unen históricamente los nombres de otros artistas de distintas disciplinas, como Luis Buñuel o Salvador Dalí, y de poetas que no asistieron a aquel acto, como Vicente Aleixandre, Luis Cernuda o Pedro Salinas. La Guerra Civil de 1936-1939 separó al grupo y la mayoría, políticamente comprometida con la izquierda y la República, emprendió el camino del exilio. Sólo Alonso y Aleixandre permanecieron en España, y Guillén regresó por primera vez en 1949.
     La dureza de la Guerra Civil y de los años posteriores marcó profundamente la que probablemente sea su obra más conocida, Hijos de la ira, publicada en 1944. A ella siguieron varios otros poemarios, entre los que destacan Oscura noticia (1944: el título es debido a San Juan de la Cruz, quien dice: «La noticia que te infunde Dios es oscura») y Hombre y Dios (1955), además de una extensa obra filológica con finos estudios de Góngora, Lope o San Juan de la Cruz. Enseñó en Oxford, Valencia y Madrid, y en 1926 fue el primer traductor de James Joyce al español al verter a nuestra lengua el Retrato del artista adolescente, de gran influencia en algunos de los textos de Oscura noticia. Obtuvo el Premio Cervantes en 1978. Fue académico de número desde 1945 y director de la Real Academia de la Lengua durante los años transcurridos entre 1968 y 1982. Un periodo en el que se acentuó la colaboración con las academias americanas en aras a trabajar en común por la lengua castellana.

Otras efemérides de este día que deberías conocer:
1533  Enrique VIII de Inglaterra se casa en secreto con su segunda esposa, Ana Bolena.
1736  Nace el matemático francés Lagrange.
1907  Cae el gobierno de Armijo y Maura vuelve al poder hasta octubre de 1909.
1917  Dinamarca vende las Islas Vírgenes a Estados Unidos por 25 millones de dólares.
1976  Primeras elecciones municipales con asociaciones políticas desde la Guerra Civil.

24 DE ENERO DE 1256

Nace Guzmán, apodado «El Bueno»


El 24 de enero de 1256 nacía en León Alonso Pérez de Guzmán, apodado el Bueno por el increíble sacrificio del que sería capaz. Alonso era hijo natural del adelantado mayor de Andalucía, Pedro Núñez de Guzmán. Fue educado en armas junto a sus hermanos y demostró bien pronto sus buenas cualidades. El destino parecía augurarle una vida de éxitos militares, pero en lugar de eso encontró el exilio. Durante una discusión con su hermano en presencia del rey Alfonso X, éste le recordó su condición de bastardo. Humillado, puso rumbo a Algeciras entrando al servicio del sultán de Marruecos bajo condición de no pelear nunca contra cristianos. En 1291, muerto el emir Yusuf, Alonso se considera libre de compromisos y regresa a Castilla. Su fama había crecido y el rey Sancho IV le contratará como experimentado soldado en las guerras del Estrecho. Guzmán participará en la toma de Tarifa y se ofrecerá para proteger la plaza.
     Sancho IV era el hijo de Alfonso X el Sabio. Había sido repudiado públicamente por su padre y sobre su reinado pesaba aún cierta fragilidad. Su tío don Juan aspira al trono pero antes de que pueda conspirar contra él, Sancho le expulsa de la corte. El infante busca aliados en Portugal, sin fortuna, y emprende camino a África para aliarse con el hijo de Yusuf, Abu Yacub. Don Juan lleva consigo como paje a Pedro de Guzmán, el hijo de Alonso, puesto a su servicio desde joven. Don Juan propone a Yacub la ciudad de Tarifa a cambio de apoyo para usurpar la corona de Castilla. Yacub acepta y juntos parten al frente de 5.000 hombres.
     El sitio comienza en la primavera de 1294. Don Juan trata inútilmente de rendir la plaza a base de sobornos. La ciudad resiste y don Juan empieza a temer por su parte del trato. Además, saben que hay refuerzos en camino. Desesperado, toma a su paje por el brazo y le pone un cuchillo en el pescuezo, advirtiendo a su padre que morirá si no rinde Tarifa. Guzmán monta en cólera pero no duda. Desenvaina su puñal y lo lanza invitándoles a consumar la bajeza. Don Juan lo degüella allí mismo y, no contento con ello, lanza su cabeza desde una catapulta. Tarifa resistió el asedio y Guzmán el Bueno, el firme, el leal, sería recompensado con tierras y honores.


Otras efemérides de este día que deberías conocer:
1336  Pedro IV, rey de Aragón tras la muerte de su padre Alfonso IV.
1848  Comienza la «fiebre del oro» en California.
1898  El Maine arriba en el puerto de La Habana.
1965  Muere sir Winston Churchill.
1977  Matanza de abogados laboralistas en Atocha.

23 DE ENERO DE 1989

Fallece el padre del surrealismo, Salvador Dalí


El 23 de enero de 1989 moría en Figueres el pintor surrealista Salvador Dalí. Además de un genial pintor, Dalí fue un personaje provocador e incapaz de pasar inadvertido. «Jugando a ser genio llega uno a serlo», decía ya en su niñez. Para algunos la excentricidad del genio bordeaba la locura, aunque él rechazaba la posibilidad: «La única diferencia entre un loco y yo es que yo no estoy loco». De familia acomodada y convencional, pronto demostró sus dotes de niño prodigio, pintándose a la edad de diez años en un cuadro que tituló El niño enfermo. Su precocidad es extraordinaria, ya que pasó en sus obras de adolescencia del impresionismo al cubismo antes de alcanzar la mayoría de edad.
     Trasladado a Madrid se matriculó en Bellas Artes en la Escuela de San Fernando, de la que sería expulsado en dos ocasiones. En Madrid traba amistad con Federico García Lorca y Luis Buñuel, con quien colabora en algunos ensayos cinematográficos como el inclasificable El perro andaluz. Dalí es ya un personaje estrafalario que viste con capa, sujeta sus largas guedejas con una redecilla y gasta un fino y singular bigotillo.
     En 1928 se instala en París, donde entra a formar parte del movimiento surrealista que lidera André Breton. Ambos egos chocan de manera evidente. En París conocerá a su gran musa y compañera Helena Diakonova, más conocida como Gala, casada entonces con el poeta surrealista Paul Éluard. En esta época pintará sus cuadros más reconocidos, como el famoso Persistencia de la memoria, de 1931, donde unos relojes parecen derretirse. En 1934 viajará con su compañera a Estados Unidos, donde gozará de gran reconocimiento y libertad artística, pudiendo trabajar en el cine, la ópera, el ballet y el teatro.
     Para muchos el artista se agotó pronto y dejó paso al personaje, sobrado de cualidades para mantener su oneroso ritmo de vida. Su periplo vital fue, en definitiva, una libre persecución de sí mismo. Dalí lo dejaría escrito a su peculiar y egocéntrica manera: «A los tres años quería ser cocinero. A los cinco quería ser Napoleón. Mi ambición no ha hecho más que crecer y ahora es la de llegar a ser Salvador Dalí y nada más. Por otra parte, esto es muy difícil, ya que, a medida que me acerco a Salvador Dalí, él se aleja de mí».


Otras efemérides de este día que deberías conocer:
1516  Muere Fernando el Católico y Cisneros ejerce de regente provisional.
1677  Juan José de Austria y Carlos II se encuentran por fin en el Buen Retiro y permanecerán juntos hasta la muerte del primero.
1911  La Academia de Ciencias de París rechaza, por un voto, la entrada de María Curie.
1923  Tras dieciocho meses de negociación y no pocas concesiones, se logra el rescate de los prisioneros de Annual.
1960    El batiscafo Trieste toca el fondo del Pacífico, 10.900 metros en la Fosa de las Marianas.

22 DE ENERO DE 1188

Alfonso IX, el rey que convoca las primeras Cortes de Europa


El 22 de enero de 1188 Alfonso IX es proclamado rey de León. Sucede a su padre Fernando II y cuenta con la oposición de su madrastra, Urraca López de Haro, quien pensaba que su hijo Sancho era mejor candidato para ceñir la corona. Ante la acuciante necesidad de apoyos, Alfonso IX, que no será recordado como un gran rey, toma la gran decisión de su vida: reúne a la Curia Regia, especie de Senado, para tratar los asuntos de Estado y le añade un tercer estamento, el pueblo, representado por una serie de procuradores. Lo que de allí sale es lo más parecido a nuestro actual Parlamento traducido a las coordenadas de la Edad Media. Nobleza, clero y pueblo llano, reunidos junto al Rey para tratar de política y pactar sus derechos y deberes. Bien es cierto que en aquella época las clases privilegiadas estaban exentas de tributos, pero éstos no eran fijados de forma unilateral, sino pactados con los representantes del pueblo, que exigían asimismo una serie de compensaciones. Esto que hoy puede parecernos tan natural no lo era en absoluto en el siglo xii, de hecho España fue el primer país en ponerlo en uso y Alfonso IX, un rey por lo demás del montón, su gran valedor.
     Las Cortes de León tuvieron tal importancia que de allí salió la Carta Magna leonesa, una suerte de Constitución rudimentaria en la que se protegían los derechos individuales de los habitantes de las villas y ciudades, su seguridad, la inviolabilidad de su domicilio, la propiedad de sus bienes y una cuota de participación en los asuntos de la ley y la justicia. Tan importante fue su creación que poco a poco el resto de reinos de la Península fueron copiando e implantando el modelo, y no es descabellado pensar que Simón de Monfort tomase a León como referencia para convocar los Comunes en Inglaterra.
     En cualquiera de los casos nadie podrá arrebatarle a este rey controvertido su buen proceder, apurado tal vez por la necesidad, al convocar las primeras cortes democráticas de la Edad Media. Un modelo que, arraigado en la conciencia española, permitió con los siglos hazañas tan notables como la autogestión del pueblo ante la invasión napoleónica y la formación espontánea de Juntas de Gobierno que resistieron de forma ordenada el empuje del mayor ejército de su tiempo.


Otras efemérides de este día que deberías conocer:
1344  Yusuf plantea las condiciones de la rendición de Algeciras.
1788  Nace en Londres el poeta Lord Byron.
1809  La Junta de Sevilla declara que «las colonias no son factorías, sino una parte esencial e independiente de la monarquía española».
1905  Se producen en San Petersburgo los sucesos del llamado «domingo sangriento», cuando las masas son dispersadas del Palacio de Invierno.
1963  Charles de Gaulle y Konrad Adenauer firman el Tratado del Elíseo, que selló la reconciliación entre Alemania y Francia.

21 DE ENERO DE 1926

Parte de Palos el avión Plus Ultra


El 21 de enero de 1926 partía de Palos el hidroavión Dornier Wal, bautizado como Plus Ultra. Su objetivo era cruzar el Océano Atlántico partiendo de Cádiz, para llegar a Buenos Aires. El punto de origen, Palos, no fue casual. De allí había partido Cristóbal Colón cuatro siglos antes para realizar otra travesía pionera. La que acometían el comandante Ramón Franco, los tripulantes Julio Ruiz de Alda y Juan Manuel Durán y el mecánico Pablo Rada, también sería la primera de su clase. Cinco veces se había conseguido cruzar el Atlántico de oeste a este pero nunca se había completado en sentido inverso, una ruta mucho más peligrosa en aquellos primeros tiempos de la aviación trasatlántica debido a los vientos dominantes.
     El raid se completó en siete etapas, recorriendo un total de 10.285 kilómetros en 59 horas y 48 minutos de vuelo. No serían pocas las dificultades. Averías, tormentas, fatiga física y mental, incluso se sufrió la rotura de una hélice trasera durante la cuarta etapa y hubo que arreglarla en pleno vuelo. A principios del siglo xx todavía no se había inventado el reactor y los aviones volaban con motores de hélices y por debajo de las nubes, expuestos a las inclemencias del tiempo y con notables problemas de visibilidad. Las siete etapas que completaban la hazaña de Ramón Franco y su tripulación debían vencer la distancia entre islas, los problemas de orientación en caso de tormenta, la presión del cansancio y la toma de decisiones en caliente ante situaciones límite, como podía ser la falta de combustible en condiciones de escasa visibilidad o la rotura de una hélice.
     El 10 de febrero de 1926 el Plus Ultra amerizaba en Buenos Aires completando una hazaña memorable. Franco y sus hombres fueron recibidos como auténticos héroes por una nación hermanada que contaba con multitud de españoles entre sus residentes. El popular Carlos Gardel llegó a interpretar un tango sobre la proeza, titulado La gloria del águila. Ese mismo año, el comandante recibía el premio Harmon, el máximo galardón de la aeronáutica en aquella época.

Otras efemérides de este día que deberías conocer:
1314  Asesinado por conspiración Mohamed III de Granada; su hermano dará un giro radical a su política aproximándola a Marruecos.
1522  Gil González Dávila y el piloto Andrés Niño parten de Panamá en una expedición náutica hacia las costas centroamericanas del mar del Sur. Llegará al Gran lago de Nicaragua al que llamará Mar Dulce.
1533  Pedro de Heredia funda Cartagena de Indias, en Colombia.
1793  Luis XVI es guillotinado por Henri Sanson en la plaza de la Revolución de París.
1924    Muere en la URSS Vladimir Ilich Ulianov, Lenin.

20 DE ENERO DE 1486

Colón expone su viaje ante los Reyes Católicos


El 20 de enero de 1486 Cristóbal Colón expone ante los Reyes Católicos su proyecto de abrir una ruta por el Atlántico para llegar a las Indias Orientales. Para obtener esta audiencia, ha movido todas las influencias que le había proporcionado su amistad con el fraile de La Rábida Antonio Marchena, eminente astrónomo onubense y fiel defensor de sus teorías. Sin embargo, su encendida defensa sólo logra despertar un frío desdén por parte de Fernando y una remota curiosidad en Isabel. Los Reyes de Castilla y Aragón están ocupados en culminar la Reconquista y no ven rentabilidad ni garantías en la ocurrencia del marino genovés.
     La historia de Colón está llena de misterios y claroscuros. Nació probablemente en Génova en 1451. En su juventud surcó el Mediterráneo, coqueteó con la piratería y exploró el Atlántico, su gran obsesión, llegando a poner pie en Islandia. A los veinticinco años se instaló en Lisboa y casó con Felipa Moniz de Perestrelo, hija del gobernador de Portosanto. Las peripecias le llevaron a Madeira, donde las vivencias de los marineros, sus lecturas y una viva fascinación por el viaje de Marco Polo, cuajaron su proyecto de cruzar el Atlántico. El gran misterio de Colón es su obstinación por esta ruta; en apariencia fruto de intuiciones y leyendas marineras. Algunas teorías atribuyen su proyecto a la existencia de un «piloto anónimo» que le confió la ruta, quizás su propio suegro, que le dejaría en herencia cartas y mapas. Otras aseguran que la certeza de Colón venía de su propia experiencia: había llegado a las Indias y conseguido regresar. Lo que es seguro es que al margen de aventuras anónimas nadie había emprendido un viaje semejante y regresado para contarlo.
     Cuando en 1492 Boabdil llora la Granada perdida, Colón ve una excelente oportunidad para ofrecer de nuevo su viaje. No ayudan nada sus pretensiones, que expone desde el comienzo como parte esencial del proyecto. Quiere ser Almirante Perpetuo, quedarse con el 10 por ciento de las riquezas encontradas y la octava parte del comercio que originen. Los Reyes no se deciden. Colón se marcha consternado. De camino le detiene un emisario real. Isabel ha visto algo en el proyecto, una intuición de estadista, un designio divino. La empresa que juntos alcanzarán se escribirá con letras de oro en la historia universal.


Otras efemérides de este día que deberías conocer:
0648  Chindasvinto asocia el trono a su hijo Recesvinto, saltándose lo estipulado en el IV Concilio de Toledo, que impedía la monarquía hereditaria.
1516  Juan Díaz de Solís llega al estuario del Río de la Plata.
1716  Nace en Madrid el futuro rey Carlos III.
1783  Representantes de Francia, Inglaterra y los nuevos estados de la Unión firman en París un tratado de paz que pone fin a la Guerra de Independencia norteamericana.
1885    Se presenta, con gran éxito ante el público madrileño, el compositor Isaac Albéniz.

19 DE ENERO DE 1887

Fernando Villamil entrega el primer destructor a la Armada


El 19 de enero de 1887 el marino e inventor Fernando Villamil hacía entrega de su invento a la Armada española, el primer buque destructor. Se trataba de un barco de guerra acorazado pero a la vez muy veloz, ligero y maniobrable, capaz de defender a otros barcos más pesados dentro de una formación. A mediados del siglo xix el gran peligro de las flotas pesadas eran los torpederos, barcos letales y de pequeñas dimensiones con gran capacidad destructiva y veloz retirada. El destructor venía a ser un «antitorpedero», capaz de perseguir a estos pequeños y peligrosos barcos, alcanzarlos y destruirlos.
     Fernando Villamil Fernández-Cueto nace en la casa solariega de un pequeño municipio asturiano, cerca de la costa cantábrica, por la que muy pronto empezaría a navegar. Creció viendo pleitear a su padre, un abogado y político abocado a una lenta decadencia que marcaría la infancia del futuro marino, moldeando en él un carácter fuerte e inconformista. Estudió Náutica y Matemáticas, logrando ingresar en la Academia Naval de San Fernando con sólo quince años. Destacó pronto como marino de guerra en las campañas de Filipinas y Puerto Rico, y a su regreso a España, ya como teniente de navío, encontraría plaza como profesor en la Escuela Flotante de la Fragata Asturias, anclada en Ferrol. Fue en esta etapa cuando aflorarían sus preocupaciones sobre la Armada y llevaría a cabo su proyecto: el diseño y la construcción del destructor.
     Tras el prestigio logrado con su invento, Villamil pudo emprender su más soñada aventura, la circunnavegación del globo a bordo del Nautilus, un buque escuela de vela tripulado por guardiamarinas. Para Fernando Villamil la instrucción de un marino no era completa si no podía prescindir de motores y aparejos mecánicos y valerse sólo del viento y las estrellas. Durante este fructífero viaje el marino haría un descubrimiento tristemente premonitorio. Visitando los arsenales militares de Filadelfia se sorprendió al comprobar el gran crecimiento de la flota de guerra americana con buques de última generación.
     Conociendo de primera mano la gran potencia naval que era Estados Unidos, Villamil se enroló en aquel desastre de 1898, donde moría un imperio que ya estaba enterrado. Sin eludir su responsabilidad, vertió su sangre por la patria y su cuerpo descansa en aguas del Caribe, sin duda al lado de algún destructor.


Otras efemérides de este día que deberías conocer:
1479  Muere Juan II de Aragón. Los Reyes Católicos lo son de Castilla y Aragón.
1729  Real enlace entre el monarca de Portugal José I y la hija de Felipe V, María Ana Victoria.
1762  Comienza a publicarse la Gaceta de Madrid, hoy Boletín Oficial del Estado.
1826  Capitulan en Chiloé las últimas guarniciones españolas en Chile.
1899    Llegan a España los restos de Cristóbal Colón.

portada

Pedro García Luaces

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.
Con la tecnología de Blogger.